Home > > La Corte Suprema canadiense se manifiesta sobre los lÝmites a la propiedad intelectual
img img
img
 
 
La Corte Suprema canadiense se manifiesta sobre los lÝmites a la propiedad intelectual

Gabriel Luiz de Jesus Silva. Instituto Autor. 24/07/2012

La Corte Suprema de Canada ha resuelto en la última semana cinco casos relacionados con propiedad intelectual, todos con un claro punto de convergencia en sus fallos: por un lado, el propósito de obtener un equilibrio entre el interés público de acceso a las obras y la garantía de la justa remuneración para sus creadores; por otro lado, la preocupación de los magistrados para mantener la neutralidad tecnológica.

Tres de los casos tienen como objeto principal obras musicales. En el Re:Sound v. Motion Picture Theatre Associations of Canada, el Tribunal ha mantenido una decisión que excluye a las bandas sonoras de la definición de “grabación fonográfica”, cuando sean comunicadas en conjunto con una película, es decir, no hay remuneración adicional a los titulares de derechos sobre las obras musicales por la reproducción de sus canciones en las películas.

Caso similar es el Entertainment Software Association v. SOCAN, en el que la Corte Suprema ha rechazado el cobro específico de las canciones añadidas a videojuegos bajados por internet, por no haber “diferencia practica entre comprar una copia durable de la obra en una tienda, recibirla por correo o bajar una copia idéntica por Internet”. En otras palabras, según los magistrados el principio de la neutralidad tecnológica explica porque un videojuego no debe tener un trato jurídico distinto de una película, por ejemplo.

En el tercer pleito (Rogers v. SOCAN), la mayoría de los magistrados entendió que la mera transmisión de una pequeña parte de canciones – conocida como sample - en una tienda online, con objetivo de facilitar la elección de los usuarios, no constituye en si misma una “comunicación pública”.

Los otros dos casos giran en torno a la reproducción para fines de investigación. Una de las demandas (Province of Alberta v. Access Copyright) tenía como objeto la realización de fotocopias por los profesores en jardines de infancia para la distribución en clase a los estudiantes. En este caso, el Tribunal tuvo en cuenta el “fair dealing” (versión canadiense del “fair use”) para justificar la reproducción no autorizada de dichos contenidos, ya que tenía finalidad de investigación o estudio privado.

El fallo de la Corte Suprema tuvo como base legal la reciente modificación en el Copyright Act canadiense (Bill C-11), por la cual se añadió la educación como uno de los supuestos del “fair dealing”.

Las sentencias de la Corte Suprema canadiense han tenido repercusión en la 24ª sesión del Comité Permanente de Derecho de Autor y Derechos Conexos (SCCR, del anglosajón, Standing Committee on Copyright and Related Rights), en curso hasta el próximo 25 de julio en Ginebra, Suiza. Países como Brasil, Uruguay, Ecuador, Perú y los miembros del Grupo Africano estudian la presentación de proyectos por la ampliación de los límites a la propiedad intelectual, en beneficio de los propósitos de educación, investigación y neutralidad tecnológica.



 
img
img img img
  © Todos los derechos reservados. Instituto de Derecho de Autor, 2010. PolÝtica de privacidad